Inicio / De Buena Tinta / DE INTERES: La Fiesta del Tambor tiene su premio

NOTICIAS

DE INTERES: La Fiesta del Tambor tiene su premio

Por: Raul Medina Orama
Fecha: 2018.03.10
Fuente: Bohemia

   Artesanía y música se funden en la XVII edición del evento más importante de la percusión en Cuba

Rosana Vargas promueve el oficio de orfebre mediante el proyecto social En busca del sol.

Hasta el 11 de marzo varios espacios de La Habana son dominados por la fuerza de la percusión. La XVII Fiesta del Tambor “Guillermo Barreto in Memoriam” reivindica lo relevancia de esta familia de instrumentos, esencial en el desarrollo de la música cubana, latinoamericana, universal.

Por estos días ocurren conciertos, clases magistrales de percusión y danza, así como tres concursos internacionales. También el homenaje a ese otro gigante de sonoridades: Brasil; y a las glorias del tambor cubano, como Tata Güines, Miguel Angá, y Chano Pozo; a Merceditas
Valdés, intérprete conocida como la Pequeña Aché; así como al productor y promotor Guillermo Amores, quien fuera defensor de la rumba.

El cierre de esta edición del certamen, el domingo once en el teatro Mella, será la primera vez en que se entreguen unos premios concebidos exclusivamente para reconocer el abrazo de la música actual y la tradición sonora del tambor. Giraldo Piloto, director de Klímax y creador del evento, colaboró con la orfebre Rosana Vargas para sintetizar en varias piezas el sentido de la cita.

Hay pocos festivales en Cuba cuyo diseño incluya un premio que los identifique, y contribuya a la identidad del evento, algo imprescindible en el espectáculo contemporáneo. Quizás los casos más notables sean los del Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano –con su Coral–, y el concurso de videoclips Lucas, inconfundible por su estatuilla humanoide.

En la Fiesta del Tambor, durante años, los reconocimientos entregados a los ganadores provenían de la colaboración de artistas, pero no se había logrado una unidad en el diseño que singularizara este encuentro anual destinado a la demostración del nivel de los músicos cubanos en la timba, el jazz, la rumba y otros géneros.

La joven artesana, quien se dedica a la orfebrería de plata desde hace 15 años, explica cómo se consolidó la idea: “Es una mezcla entre mi sello Rox 950 y la música, porque me inspiré en una colección que ya existe,/Entre dos/, nacida luego de escuchar un tema de Ivette Cepeda. Una de sus piezas principales es la recreación muy minimalista de una nota musical, y me pareció que podría representar al premio”.

Para llegar al concepto final, le pidió a Giraldo Piloto –también reconocido baterista– que le explicara cuál color le sugería el sonido de los instrumentos asociados a las modalidades del concurso internacional, entre ellas el /drums/, tumbadoras, tambores batá, y bongó. También se compite en baile de casino, y de rumba.

En la idea participó Giraldo Piloto, director de Klímax y creador del evento.

“Cada una de las categorías tiene una piedra que la representa, de color diferente”, dice quien colabora habitualmente con otros eventos, entre ellos los festivales promovidos por Leo Brouwer, y con artistas como Telmarys, Alain Pérez, Sweet Lizzy Project y Camila Arteche.

Rosana Vargas también difunde el oficio de orfebre mediante el proyecto social /En busca del sol/. Decenas de jóvenes aprenden sobre diseño y producción de bisutería, un ámbito de creciente desarrollo en la isla, pero cuyo aprendizaje no cuenta con escuelas, según la artífice habitual
en la Semana de la Moda y otros eventos que intentan visibilizar el trabajo de nuevos diseñadores cubanos.

Sus piezas son hechas a mano y le gusta decir que en ellas se nota “un sentimiento, una historia, emociones”. En el trofeo de la Fiesta del Tambor –elegante, minimalista, construido con acrílico, plata y piedras– la narrativa de detrás de su concepción es el amor de su creadora por la música.


Regresar a noticias

Lo más leído de la semana

XXX Festival Jazz Plaza 2014. Concierto Roberto Fonseca Teatro Mella

Más del evento